• PSICARA

DIVERSIDAD FUNCIONAL Y SEXUALIDADES NO NORMATIVAS

Bienvenidos y bienvenidas al Rincón de la Psicología, un espacio donde todos los miércoles, las psicólogas y psicólogos de PSICARA abordamos temas y curiosidades relacionadas con la Psicología. Esta publicación pretende visibilizar y hablar sobre las realidades de aquellas personas que se encuentran bajo las características de pertenecer a dos minorías sociales al mismo tiempo: la diversidad funcional y las sexualidades no normativas.


Pero ¿qué son las sexualidades no normativas?, ¿diversidad funcional y discapacidad significan lo mismo?, ¿cómo viven la sexualidad las personas con diversidad funcional?


El término de diversidad funcional aparece tratando de sustituir otras connotaciones negativas como minusválido, incapacitado, discapacitado, deficiente, etc. Desde un punto de vista comunitario, estas personas destacarían por no cumplir con los estándares de capacidad y autonomía funcional exigidos por nuestra sociedad, donde el trabajo es la principal vía de acceso a la independencia y a la ciudadanía (Guzmán y Platero, 2012).


En las últimas décadas, la sociedad ha propuesto un modelo de atención basado en la inclusión de estas personas en residencias o estilos de vida basados en el cuidado y supervisión permanente por parte de sus familiares, provocando un alejamiento de la sociedad y sobre todo de lo que estas personas desean para su vida.


Al igual que el colectivo con diversidad funcional, las personas con sexualidades no-normativas han sido estigmatizadas tradicionalmente por la sociedad. Pero primero hay que entender en qué áreas de la sexualidad de estas personas rompen con lo establecido por la sociedad, es decir, lo normativo:


- Orientación sexual: la atracción sexual y emocional hacia personas del mismo sexo, el contrario o ambos.


- Identidad: entendida como el sentimiento de pertenencia a unas características, refleja la forma en la que las personas se describen y presentan a sí mismas (ej: padre, estudiante, trabajador…) y ante otras personas, en el caso de la identidad de género, hace referencia a el conjunto de sentimientos de pertenencia a las características de hombre o mujer.


- Modelo de relación afectivo-sexual de la monogamia: patrón de relación de pareja, predominantemente monógamo en nuestra sociedad, en cuyo caso su principal característica es la exclusividad sexual con el otro.


En resumidas cuentas, nos encontraríamos con personas “no heterosexuales”, cuya identidad en general está marcada por su limitación física, psicológico y/o sexual (ej: una persona bisexual, transexual y con diversidad funcional) y que, además, su forma de relacionarse sexo-afectivamente con otras personas es mucho más difícil ante las diferencias y discriminaciones que puede sufrir.


Así pues, una de las primeras características que tienen en común las minorías sexuales y las personas con diversidad funcional es la historia de discriminación social y médica. Desde pasajes de la biblia, que denotaban una contundente homofobia como: “Si alguien se acuesta con un hombre como si se acostara con una mujer, se condenará a muerte a los dos, y serán responsables de su propia muerte, pues cometieron un acto infame. (Levítico 20:13)”; pasando por el año 1886, cuando el psiquiatra Kraft-Ebbing demonizó la homosexualidad como un trastorno degenerativo; hasta los campos de concentración, donde unos 15.000 personas homosexuales fueron perseguidos, pues tanto para los nazis como para los judíos eran la escala más baja de la sociedad, y sufrieron la tasa más alta de mortalidad (60%) de los campos (Martín, 2016).


Asimismo, se encuentra una raíz común tanto en las personas con diversidad funcional, como en las personas LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, asexuales, bisexuales, poliamorosas, etc.), la dependencia del reconocimiento de la sociedad para poder afirmar que sus características son válidas y respetables, es decir, para poder comenzar a vivir una vida libre de discriminación. Lo que, al mismo tiempo, los cuerpos de las personas con diversidad funcional no se ajustan a los modelos de belleza y, por lo tanto, resultan menos atractivos y genera mayor dificultad para tener una vida sexual plena.


Y, ¿qué puedes hacer tú como persona ajena a estas realidades? A mí como persona me gustaría ayudaros a los lectores a que os planteéis varias cuestiones para responder a esta pregunta, ¿qué papel cumplo en su comunidad y en la sociedad?, y, por tanto, ¿cómo creo que puedo ayudar a estas minorías en su inclusión?


Es decir, si tu profesión es guarda de seguridad en una discoteca, azafata/o de una aerolínea o cualquier otro servicio que se encargue de revisar el carné de identidad de las personas, deberías tratar de ser amable con aquellas personas transexuales que sufren al tener que explicar su identidad cada día. O, por ejemplo, si te encuentras trabajando en el sector servicios no hablar con un tono infantil a una persona con diversidad funcional.


Y en el plano familiar, si eres padre o madre, hermano/a, tío/a tendrías que dar por sentado la orientación heterosexual de mi hijo/as, y tener una actitud abierta hacia la flexibilidad en la expresión de actitudes de género no normativas, y si en el caso de que también la persona tenga diversidad funcional ayudarle a verbalizar sus deseos sexuales como a otra persona con las mismas ganas de tener pareja, relaciones sexuales o casarse como cualquier otra.


Para finalizar, me gustaría dejar unas sugerencias sobre diferentes vidas que nos pueden ayudar a acercarnos a estas realidades; en primer lugar, el documental "Almas con sexo" - Sexualidad y diversidad funcional; en segundo lugar, el artículo titulado: “Así funciona la asistencia sexual para discapacitados” por La Vanguardia, o el artículo de El Mundo: “Julio Cuesta, primer transexual que cambia su identidad 'oficial' sin pasar por el quirófano”.

Leer, ver y escuchar nos ayudará a entender el mundo y ser un poquito más amables con las realidades de quienes más lo necesitan.



Rubén Somalo Toyas, psicólogo de PSICARA





Referencias:


Martín, G. (2016). Quiérete mucho, maricón. Barcelona: Rocaeditorial


Guzmán, P., y Platero, R/L. (2012). Passing, enmascaramiento y estrategias identitarias: diversidades funcionales y sexualidades no-normativas. En R/L. Platero (Ed.), Intersecciones:

Cuerpos y Sexualidades en la encrucijada (pp. 125-158). Barcelona: Bellaterra.


37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo