Contacta con nosotrxs

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • PSICARA

MINDFULNESS: ATENCIÓN PLENA EN TIEMPOS DE CUARENTENA

Bienvenidas/os al Rincón de la Psicología, un espacio donde todos los miércoles, las psicólogas y psicólogos de PSICARA (Psicología Aragonesa en Acción) abordamos temas y curiosidades relacionadas con la psicología. Esta semana vamos a hablar acerca de los beneficios del Mindfulness de cara a estas semanas de cuarentena que tenemos por delante y, por qué no, quizás de cara a una nueva forma de contemplar la vida.


Estamos viviendo una situación que nos está exigiendo que paremos y en la que no está disponible ese exterior que tanto ansiamos o esas rutinas que llevábamos haciendo tanto tiempo. Pero frente a esas limitaciones, una forma que igual te resulta diferente sería el conectar contigo misma/o en el momento presente, contemplando todo lo que no te habías parado a percibir anteriormente.


Es algo que dista bastante de lo que nuestra cultura occidental nos ha enseñado acerca de estar constantemente preocupadas/os por lo que va a pasar, qué vamos a hacer, qué cosas vamos a planificar en el futuro o estar pensando en situaciones pasadas. Por todo ello es entendible que este tipo de prácticas nos resulten algo complicadas por la novedad que propone.


¿Te apetecería hacer algo distinto estos días? Te invitamos a que te adentres en las profundidades de este método de meditación que es el Mindfulness.


En muchas ocasiones, cuando por diversas circunstancias experimentamos malestar tendemos a invertir tiempo y energía en intentar eliminarlas o reducirlas, es decir, a hacer lo posible por no experimentarlas. En otras circunstancias lo que hacemos con esas emociones de malestar es dejarnos arrastrar por ellas y que venga lo que tenga que venir ¿te ha pasado alguna vez? Probablemente sí, a nadie le gusta sentir malestar.


El Mindfulness podría explicarse con la metáfora de la ola. La metáfora consiste en una situación en la que estás en la orilla del mar con cierta profundidad y en el momento que viene una ola, tienes dos opciones: por un lado, dejarte arrastrar por la ola y moverte, sin ningún control, zarandeándote hacia donde ella te lleve o, por otro lado, puedes sumergirte debajo del agua y ser consciente de cómo esa ola se va moviendo sin que te dejes arrastrar por ella.


Siguiendo con el ejemplo de la ola, las emociones y pensamientos que experimentamos son la ola y lo que tú haces con ellos sería lo que harías en la orilla del mar. Por un lado, puedes dejarte llevar por ellos y actuar conforme aquello que estás sintiendo o pensando o, por otro lado, puedes tomar perspectiva de ellos y actuar de manera que te acerque a aquello que es importante para ti. 


Mindfulness está basado en varios fundamentos (no enjuiciar, paciencia, mente de principiante, confianza, no forzamiento, aceptación y soltar) y hablaremos aquí de algunos de ellos (no todos). El elemento de no juzgar consiste en ver las cosas como son sin dejarnos llevar por nuestras ideas, opiniones, gustos y aversiones. Observar cuidadosamente los fenómenos que emergen en la conciencia sin evaluarlos como “buenos” o “malos”. Las cosas que pasan en la vida son valiosas simplemente porque han pasado y porque forman parte de tu vida. Este elemento, siguiendo con el ejemplo de la ola, sería el hecho de “tomar perspectiva” de esas emociones y pensamientos. 


Su segundo fundamento es la paciencia, dejar fluir las cosas y que éstas sigan su curso, no querer precipitarnos y querer que los resultados lleguen rápido o forzando procesos que necesitan su tiempo. Se refiere a darnos tiempo y espacio para tener experiencias, aceptando la tendencia de la mente a divagar, y permanecer presentes sin llenar el tiempo de actividades.


Ir con mente de principiante, hace referencia a experimentar la vida como si fuésemos niños

y niñas que estamos descubriendo todo por primera vez, sin expectativas y con mucha curiosidad. Estableciendo distancia de nuestros propios pensamientos para impedir que contaminen nuestra forma de percibir la realidad y las experiencias, tomando perspectiva de ellos.


Otro elemento fundamental es la aceptación, es decir “ver las cosas como realmente son en el momento presente”. Cuando focalizamos nuestra atención en el aquí y ahora (en vez de centrarnos en nuestros deseos o juicios, o en aquello que “deberíamos” estar sintiendo) hace que sea más probable que nos demos cuenta de lo que tenemos que hacer, y con ello conseguir cambios. En cambio, paradójicamente, tratar de cambiar el presente promueve el bloqueo o el fortalecimiento de aquello que se desea cambiar.


Durante esta cuarentena vamos a experimentar situaciones que nos creen cierto malestar (discusiones con familiares, la monotonía de estar en casa, ruidos que quizás no nos agraden, noticias terribles o muchas más) y sentir ese malestar es válido, nadie te puede decir que dejes de sentirlo. Como habrás podido comprobar, Mindfulness no tiene como objetivo “relajar” o aliviar esas emociones que tanto daño nos hacen, sino que quiere animarte a que seas consciente de ellas y las empieces a ver con algo de perspectiva y seas tú quien tome las riendas sobre las acciones que hagas.


Muchas veces tendemos a considerar lugares naturales como el campo, la playa o la montaña como lugares perfectos para lograr “desconectar” de todo lo que nos rodea. Pero en momentos como el actual, en el que esas maneras de "desconectar" nos han sido restringidas necesariamente para hacer frente a un enemigo común, pudiéndonos producir malestar ¿por qué no adentrarnos en la naturaleza de ser conscientes del interior de una/o misma/o?


Alba Nicolás Agustín

28 vistas