• PSICARA

Y TÚ, ¿CÓMO REACCIONARÍAS SI FUERAS DIAGNOSTICADO/A DE CÁNCER?

Bienvenidos y bienvenidas al Rincón de la Psicología, un espacio donde todos los miércoles, las psicólogas y psicólogos de PSICARA abordamos temas y curiosidades relacionadas con la Psicología. Mañana, 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer, y por ello queremos, con este artículo, acercarnos un poco más al proceso psicológico que viven las personas con cáncer.


Como ya sabemos esta enfermedad es, lamentablemente, muy frecuente. En concreto, las últimas estadísticas de la Sociedad Española de Oncología Médica apuntan que el cáncer sigue siendo una de las principales causas de muerte del mundo, con aproximadamente 18,1 millones de casos en el año 2018. Estos datos alarmantes nos están avisando de la importancia que tiene seguir investigando sobre una futura cura y de lo necesaria que es la atención socio-sanitaria que requieren las personas que pasan por esta enfermedad.


Antes de seguir con la lectura, te invitamos a reflexionar sobre la siguiente cuestión: ¿Qué crees que sentirías si fueras diagnosticado o diagnosticada de un cáncer? ¿te resulta difícil ponerte en la piel de alguien con esta enfermedad? Si no has pasado o estás pasando por esta situación, es probable que sea complicado imaginártelo debido a que este diagnóstico es uno de los más temidos y difíciles de afrontar en la sociedad actual. Es una de las enfermedades que más consecuencias psicológicas puede originar por la gran incertidumbre sobre su evolución, su cronicidad, los posibles efectos adversos del tratamiento y la asociación que hacemos con la muerte cuando escuchamos la palabra “cáncer”.


A continuación, vamos a ir viendo cada una de las fases por las que es probable pasar, desde que se recibe la noticia.

Imaginemos a una persona que vive su día a día en su trabajo, con su familia, yendo a hacer la compra, etc. Y un día, tras unas pruebas médicas, recibe la inesperada noticia de que tiene cáncer. ¿Qué es lo primero que puede pensar? Pues bien, aquí es probable que emerjan pensamientos de incredulidad como “por qué a mí”, “esto no me puede estar pasando”, “tiene que ser un error”, etc., donde se entra en una fase de shock.

El reconocimiento de la enfermedad se da cuando la persona ya asume tener cáncer.


Cada caso es muy diferente, por lo que a unas personas les llevará más tiempo poder digerirlo que a otras. Una vez que se comienza el tratamiento, muchas personas perciben un empeoramiento físico y emocional a corto plazo debido a la agresividad de los tratamientos. Esto puede conllevar a una respuesta de miedo, indefensión, ansiedad, insomnio o incertidumbre, entre otros síntomas. Es necesario recalcar que el proceso psicológico general por el que se pasa es como una “montaña rusa”, donde habrá momentos de esperanza y ánimo y otros momentos de mucha desesperanza, situaciones en las que la persona tendrá más fuerza y más ánimo y otras en las que no verá la luz al final de ese "túnel", etc.


Finalmente, tras el tratamiento, dos de las situaciones más frecuentes que se pueden dar son que la enfermedad remita o que reaparezca. En el primer caso, se requiere un proceso de readaptación a la normalidad, donde las personas pueden seguir experimentando cansancio, problemas de atención y dificultades para la reincorporación laboral que pueden ir acompañados de la incomprensión del entorno. Además, es probable que aparezcan algunos temores como el miedo a la recidiva y ansiedad ante las revisiones médicas. En aquellos casos en los que vuelven a aparecer síntomas físicos de la enfermedad, es posible que emerjan emociones de enfado y culpa por no haber superado la enfermedad con pensamientos como “para qué voy a luchar”, “ya no hay nada que hacer” “otra vez tendré que pasar por el mismo calvario”. Es un momento de desesperanza, indefensión y frustración, en el que la persona necesita ser escuchada de forma empática, ser sostenida y acompañada. El entorno del paciente es muy importante, y para poder ayudar es fundamental escuchar las necesidades de la persona y darles cabida a sus emociones. ¡Y si no sabes qué hacer, lo mejor es que le preguntes!


Resulta oportuno señalar que cada persona es diferente, y no tienen por qué pasar por las mismas fases pero, de forma general, es de gran utilidad conocer las emociones que puede vivir una persona dependiendo de la fase de la enfermedad en la que se encuentra.


Además, es una forma de apreciar la importancia que tiene el papel de los y las profesionales en psicooncología, junto al resto de expertos y expertas. Las personas con cáncer requieren apoyo para adaptarse a la evolución de la enfermedad (cambios en su rutina, cambios físicos, afrontamiento al tratamiento, etc.); herramientas para el manejo de síntomas psicológicos (ansiedad, estrés, depresión, etc.); un espacio para expresar miedos e incertidumbres; o ayuda en la comunicación con la familia, entre otras necesidades. Por ello, entidades como la Asociación Española Contra el Cáncer realizan una labor amirable y fundamental de apoyo psicosocial a los pacientes con cáncer y a sus familias. Y si el paciente es menor de edad, ASPANOA es la entidad de referencia en Aragón para estos casos.


Para finalizar, Pablo Raez, un famoso bloguero español que padeció leucemia, nos dejó la siguiente reflexión:


Fue muy duro para mi aceptar todo lo que tuve que aceptar. Sin comerlo ni beberlo te dicen que tienes cáncer, te dicen tienes que estar en una cama durante un periodo indefinido, que te van a dar quimioterapia, que no se sabe si va a ser eficaz 100% (…) aceptar que vas a perder mucho peso, que se te va a caer el pelo, que existe la posibilidad de morir.

Todo eso te hace fuerte, te hace increíblemente fuerte, tan fuerte que te cambia la percepción de ver las cosas, hasta de sentirlas.

Todo es muy duro, cuesta ver la meta, me cuesta muchísimo.

Sed conscientes de la vida que tenéis y de la importancia que tiene estar vivo.

A todos los que estéis pasando un momento fuerte y duro en vuestra vida solo quiero deciros, ¡que no os rindáis nunca! Todos somos seres hermosos en nuestro interior, así que buscad en él y sacadlo a la luz.


Nuria Latorre Latorre



REFERENCIAS


Fernández, C. A. y Flores, A. B. (2011). Intervención psicológica en personas con cáncer. Clínica contemporánea, 2(2), 187-207.

https://docplayer.es/3672469-Intervencion-psicologica-en-personas-con-cancer-psychological-intervention-in-cancer-patients.html

Sociedad Española de Oncología Médica (2020). https://seom.org/seomcms/images/stories/recursos/Cifras_del_cancer_2020.pdf

58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo