top of page
  • Foto del escritorPSICARA

MI MUNDO INTERNO ¿POR QUÉ SOY ASÍ?

Bienvenidos y bienvenidas al Rincón de la Psicología, un espacio donde todos los miércoles, las psicólogas y psicólogos de PSICARA abordamos temas y curiosidades relacionadas con la Psicología. Esta vez, hablaremos sobre ese mundo interno que tenemos cada uno de nosotros y de nosotras.


Para hablar de ello, primero me gustaría que mirásemos como es el nuestro: ¿cómo es tu manera de ser? ¿qué vivencias crees que han marcado dicha manera de ser? ¿sientes que eliges tus respuestas o a veces sientes que respondes diferente a cómo querrías hacerlo?


El mundo interno se compone de todas aquellas experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra vida que han hecho que hoy seamos como somos. Nuestra manera de comportarnos, tratarnos, de sentir, de gestionar el dolor emocional, de regularnos, etc. depende de qué cosas nos han pasado a lo largo de nuestra vida, cómo hemos aprendido a gestionarlas, y de cómo han respondido las personas de nuestro entorno a dichas situaciones.


María siente mucha ansiedad y se vuelve muy insistente cuando ve que sus amigas no le contestan al móvil, pues siente que el miedo a perderlas le invade y ese miedo le impide actuar de otro modo.


Gonzalo es un hombre muy solitario, muestra indiferencia hacía todas las personas. En realidad le gustaría poder conocer gente, pero el miedo al rechazo que siente es tan intenso, que le impide acercarse a los demás.


Álex nunca pide ayuda, incluso en las situaciones en las que se siente desbordado, pues piensa que “él puede con todo” y que “no necesita la ayuda de nadie”.


Martina no permite que nadie le diga cómo tienen que ser las cosas, siempre ha pensado que “las cosas se hacen a su manera”, y que “no pienso aceptar ningún límite que no sea el mío”.


Iker siempre ha pensado que hay algo malo en él, siempre tiende a criticar y a juzgar su manera de actuar “nunca hago nada bien” o “no sirvo para nada” son pensamientos que suelen acompañarle en su día a día.


Como podemos observar, las personas que aparecen en los ejemplos se diferencian mucho entre sí en cuanto a su manera de responder y gestionar ciertas situaciones. ¿qué alberga el mundo interno de cada uno de ellos y ellas? ¿qué factores son los que han influido en que hayan acabado aprendiendo a responder así?


María nunca ha tenido suerte en las amistades. A lo largo de su vida, ha tenido diversos grupos de amigas debido a que acababan dejándola de lado sin ninguna razón

aparente. Ella siempre ha intentado adaptarse al grupo y tener buena relación con las demás, pero siempre acababa ocurriendo lo mismo.


Gonzalo recuerda su etapa escolar como una pesadilla. Cuando iba al colegio sus compañeros se metían con él, se pasaban los días insultándole, burlándose, e incluso en ocasiones llegaba a recibir empujones. Los profesores, eran conscientes de lo que ocurría, pero nunca hicieron nada para pararlo.


Álex creció prácticamente solo debido a que sus padres trabajaban muchas horas. Al principio, cuando le ocurría algo y sus padres estaban en casa acudía a ellos. Siempre recibía los mismos mensajes “estoy muy cansado Álex, haz tú solo los deberes”, “ahora no puedo atenderte que estoy descansando”. Esto hizo que dejara de pedirles ayuda y que acabara aprendiendo a gestionar él mismo sus dificultades.


Cuando Martina tenía 8 años su hermano mayor tuvo un accidente y estuvo un tiempo en el hospital. Sus padres tenían que pasar mucho tiempo con su hermano, y se encontraban desbordados. Ella al ver cómo estaban sus padres empezó a ser autosuficiente, aprendió a hacer las cosas por sí misma, y se vio obligada a encargarse de tareas que no son las esperables para una niña de su edad. Toda esta situación hizo que se viera obligada a crecer y a convertirse en mayor desde bien pequeña.


Los padres de Iker siempre han sido muy estrictos, para ellos nada era suficiente, todo podía hacerse mejor. Iker creció en un entorno donde las riñas, el juicio y las críticas eran la base de la comunicación, llevándolo a sentir mucha impotencia y frustración “da igual lo que haga, para ellos nunca va a ser suficiente”.


Tras conocer las vivencias personales de cada uno de ellos, seguramente te haya resultado mucho más sencillo comprender, por ejemplo, por qué María es tan insistente cuando sus amigas tardan en contestar, o por qué Gonzalo rehúye de todo el mundo y evita socializar, pues viéndolo de este modo, resulta muy lógica la reacción que tiene cada uno de ellos teniendo en cuenta su propia historia personal.


Algunas personas, como María, Gonzalo e Iker, son muy conscientes de cómo aquellas vivencias del pasado han acabado afectando en su presente. En cambio, otras, como Álex y Martina, no llegan a saber muy bien por qué reaccionan de ese modo “no entiendo por qué reacciono así, pero lo hago automático y siento que no puedo evitarlo”. Independientemente de que la persona sea consciente o no de la relación que tiene su conducta actual con su historia vivida, estos aspectos siguen estando ahí, influyendo en nuestro modo de ser, por muy ocultos que se encuentren en nuestro interior, tomando en ocasiones el control de nuestra vida, es decir, manejando el timón de nuestro barco.


Imagina que eres el capitán de un barco, y dicho barco es tu vida. Cada uno de nosotros y de nosotras somos quiénes dirigimos ese barco hacía aquel lugar donde queremos ir. Sin embargo, en aquel barco no viajamos solos, sino que nos acompañan todas aquellas vivencias que hemos tenido a lo largo de nuestra vida.

En algunas ocasiones, alguna de las situaciones a las que nos enfrentamos en la actualidad, nos conecta con otra situación que vivimos en el pasado. Es en ese momento, cuando ese “mini yo” reconoce la situación, nos empuja, coge el timón de ese barco y navega repitiendo los mismos movimientos que hizo en aquel entonces, haciéndonos perder el rumbo que nosotros habíamos tomado en un primer momento, y actuando con una respuesta que quizás no es la que deseábamos tomar en la actualidad.


Normalmente queremos que nuestro yo actual sea quien controle dicho barco, para ello es importante que primero identifique si hay aspectos de mi pasado que siguen tomando de vez en cuando el control, pues solamente tomando conciencia de ello, seré capaz de poder detectar e integrar dichas partes para que así dejen de tomar el control de aquellas funciones que ya no le corresponden.



Miriam Pitarch Rambla, psicóloga de PSICARA

1418 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page